Almas inquietas – Corín Tellado

Por Revisar

— Me gusta.

— ¡César!

— Me gusta y la quiero. Sí, la quiero. ¿Es pecado querer?

— Claro que sí. En ti es pecado.

César hinchó el pecho.

— ¿Qué tengo yo para ser diferente a los demás?

— Puedes amar a una mujer del pueblo y casarte con ella, falta te hace llevar una mujer a tu hacienda. Tu hermana se casará también algún día. Y tú necesitas mujer. Pero no Yola Villalta.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario