Anatomía de una crisis – AA. VV.

Por Revisar

Anatomía de una crisis 1917 y los españoles.

A la altura de la primavera de 1917, la contienda europea, con la intervención de Estados Unidos alcanzaba dimensión mundial. En esos meses hubo motines militares en Francia, Italia y Rusia; actividad huelguística en Inglaterra; altercados en Alemania, y violentas manifestaciones en contra de la guerra en Italia La agitación huelguística brotó incluso en los países neutrales: en Suecia, Noruega o España.

En España se dio el nombre de «crisis de 1917» a los sucesos que tuvieron lugar en el verano de aquel año que hicieron peligrar el gobierno: Un movimiento militar (las Juntas de Defensa), un movimiento político, y un movimiento social (la huelga general).

Las consecuencias del fracaso de 1917 fueron tan decisivas como en 1909, pero esta vez en un sentido de desarticulación del impulso unitario en favor del cambio político. La ofensiva de 1917 fue seguida de un bloqueo en 1918, en el que no se logró restablecer el poder oligárquico, pero tampoco el triunfo de las nuevas fuerzas reformistas.

Las élites gobernantes se vieron enfrentadas a un incremento de demandas generadas por la movilización social provocada por la guerra, y su incapacidad para democratizar el sistema incrementó el conflicto social y la inestabilidad política llevó al colapso el conjunto del sistema de poder. Por otra parte, el frente que impulsó la huelga de agosto de 1917 no solo no se recompondría antes de 1923, sino que las experiencias vividas en ese periodo condujeron tanto a republicanos como a sindicalistas y socialistas a profundas divisiones muy complicadas de suturar.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario