Dardo y Huracán – Miguel Martín Fernández de Velasco

Por Revisar

Dardo y Huracán.

Dardo y Huracán son dos pollos de halcón que Miguel Martín Fernández de Velasco empieza criando en el cuarto de baño de su casa. Pero los halconcitos crecen, aprenden a cazar y un día eligen la libertad.

Miguel Martín Fernández de Velasco es un autor vallisoletano aficionado a la caza. Sus obras tienen siempre por protagonistas a los animales y su relación de amistad con el hombre. Por su obra ganó el Premio «Lazarillo» y el de la CCEI.

Tu halcón peregrino caerá como rasgante exhalación desde trescientos metros de altura, a tal velocidad que cuesta trabajo seguirlo con la vista, y acuchillará en el aire una brava perdiz, en medio de un dramático revuelo de plumas azules y rojas, ante los ojos atónitos de unos espectadores pasmados por la salvaje belleza del espectáculo.

El lance ha de tener algo profundamente atrayente para que pueda explicarse que la cetrería haya sido, durante siglos y siglos, el deporte de reyes y grandes señores.

Alguien alegará que se trata de un espectáculo cruel. No puede negarse que, juzgado el hecho antropocéntricamente —que viene a ser algo así como si trasladásemos las normas morales y los puntos de vista humanos a hechos realizados por autores que no son hombres—, puede considerarse no sólo cruel, sino también estremecedor y odioso.

Estos hechos son ley de vida en la naturaleza. Son hechos necesarios para que el orden natural se mantenga. No hay malicia en el halcón que mata una paloma o una perdiz. Al hacerlo, el halcón no hace sino lo que la ley natural le ordena que haga. Gracias a ello, perdices y palomas serán especies más inteligentes y perfectas cada sucesiva generación.

Sobre el Autor.

Martín Fernández de Velasco y Pimentel (1729-17 de marzo de 1776), XII duque de Frías, XVI conde de Haro, VIII conde de Peñaranda de Bracamonte, V marqués del Fresno, XVI conde de Alba de Liste, IV duque de Arión, XI conde de Salazar de Velasco, XIII conde de Castilnovo y IV marqués de Cilleruelo, fue un noble español del siglo XVIII. Ejerció como ministro de la Inquisición de España desde 1749 y Carlos III lo invistió Grande de España el 24 de diciembre de 1772.

Fue hijo de Agustín Fernández de Velasco y Bracamonte, X duque de Frías, XIV conde de Haro etc., y su esposa Manuela Pimentel y Zúñiga, que a su vez descendía de Francisco Antonio Casimiro Alonso-Pimentel, IX duque de Benavente, tomó posesión de su herencia el 31 de diciembre de 1771, sucediéndo a su hermano Bernardino Fernández de Velasco, XI duque de Frías.

En 1755 contrajo matrimonio con Isabel María Spínola, XVI condesa de Siruela, VI duquesa de San Pedro de Galatino, VII condesa de Valverde, VII marquesa de Santacara y princesa de Molfetta, quien era hija de Francisco María Spínola y Contreras, V duque de San Pedro Galatino, y María Ana Francisca Spínola y Silva, XV condesa de Siruela, VI marquesa de Santacara, VI condesa de Valverde. Con ella tuvo tres hijos, todos los cuales murieron antes que él:

  • Bernardino I Fernández de Velasco y Spínola.
  • Antonia Fernández de Velasco y Spínola.
  • Bernardino II Fernández de Velasco y Spínola.

Al fallar la sucesión masculina, se originó un pleito sobre la sucesión en la casa Velasco. Finalmente, en 1780 sucedió su sobrino nieto Diego Pacheco Téllez-Girón Gómez de Sandoval, VIII duque de Uceda.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario