Diez días en un manicomio – Nellie Bly

Por Revisar

Diez días en un manicomio.

Nellie Bly recibe, por parte del periódico donde trabaja, el New York World de J. Pulitzer, el encargo de escribir acerca de cómo es la vida dentro de una institución de enfermos mentales.

Ingresa en un manicomio haciéndose pasar por demente. Engaña a los médicos y experimenta las duras condiciones del psiquiátrico: comida en mal estado, agua sucia para beber, abusos y trato vejatorio por parte de los enfermeros, ratas e insalubridad,…

Una vez en su papel, cuando quiso abandonar el lugar no consiguió convencer a nadie de que era una periodista encubierta y no le permitieron salir de allí hasta que intercedió el redactor de su periódico. Diez días después de su ingreso, comenzó la redacción de esta polémica historia, con la que consiguió que las autoridades sanitarias emprendieran reformas importantes en los hospitales de salud mental.

Sobre el Autor.

Nellie Bly, pseudónimo de Elizabeth Jane Cochran (Cochran’s Mills, Pensilvania, 1867-Nueva York, 1922), fue una de las primeras mujeres que se dedicaron al periodismo. Profesión en la que desarrolló métodos modernos como la simulación para llevar a cabo sus reportajes, gracias a los cuales abrió las puertas a toda una generación posterior de mujeres periodistas. Como solía suceder en su época, dejó de trabajar al contraer matrimonio, pero a la muerte de su marido, heredó la gran empresa familiar, en la que efectuó una reforma radical para mejorar la vida de los empleados.

Su falta de experiencia en las negociaciones con la banca y su desconocimiento de la contabilidad comercial la llevaron a la ruina, por lo que, para huir de sus problemas financieros, viajó hasta Inglaterra, donde la sorprendió la Primera Guerra Mundial. El conflicto bélico marcó el regreso a su vieja profesión, y desde Europa escribió para la prensa norteamericana sobre la contienda. Al acabar la guerra, y de regreso en Estados Unidos, siguió ejerciendo el periodismo hasta la fecha de su muerte, de la que se hicieron eco todos los periódicos de Nueva York.


Sin Comentarios

Deja un Comentario