El duque de Viseo – Lope de Vega

Por Revisar

El duque de Viseo.

Inspirándose en sucesos de la historia de Portugal, altera conscientemente la verdad histórica y escribe hacia 1609 la tragedia de «EL DUQUE DE VISEO», representando en ella la caída y muerte violenta de dos hombres inocentes, víctimas del rey Don Juan II, que, movido por el miedo a perder el poder, usa injustamente de él. Ninguno de los personajes levanta su voz para protestar o denunciar ese uso injusto del poder. Pero ese silencio de los personajes no impide que la acción hable por sí misma.

Lope encadena con extraordinario vigor los sucesos, haciéndonos asistir a través de motivaciones que forman el espeso tejido de la vida vulgar cotidiana (calumnia, murmuración, indiscreción, envidia, miedo…) a la destrucción de dos inocentes, que, sabiendo que lo son, nada pueden hacer para demostrarlo, precisamente —y ahí está el sentido de la tragedia y su verdadero motor— por la realidad centáurica de toda palabra y acción humana, inocente y culpable a la vez, según el punto de vista, radicalmente vital, de quien lo juzga y valora.

Sobre el Autor.

Felix Lope de Vega y Carpio, Madrid (1562-1635), fue uno de los más importantes poetas y dramaturgos del Siglo de Oro español y, por la extensión de su obra, uno de los más prolíficos autores de la literatura universal.

A los doce años había ya pasado los cursos de Humanidades, en los que había brillado; y a la vez, como de padres de buena alcurnia, tenia la más mundana educación y conocía a maravilla la danza, la música y la esgrima. Se vio huérfano por lo que se acogió a la hospitalidad de don Jerónimo Manrique, obispo de Ávila, y aun después trabajó en casa del duque de Alba, a quien sirvió de secretario durante algún tiempo.

Dos veces contrajo matrimonio, y dos veces enviudó, por lo cual, al ocurrir este último triste suceso, tomó hábitos religiosos y se inscribió en la Congregación de sacerdotes naturales de Madrid. Hasta aquel entonces su vida había sido algo accidentada, pues vivía de lo que le daban sus comedias y otros escritos; con el estado eclesiástico, otras rentas venían a sumarse a las que le producían sus obras, y pudo llevar una vida sosegada y tranquila, en la cual podía producir mejor. Entonces fue cuando comenzó a gozar de una gran la popularidad.

El número de sus comedias, según varios de sus contemporáneos, alcanzó al de dos mil; claro está que las hoy conocidas son en mucho menor número, pero de todas maneras bastantes para sentar la fama de fecundo de que ha gozado. Caben destacar: Fuente Ovejuna, Rimas, El Perro del Hortelano, La Hermosura de Angélica, La Jerusalén conquistada, Peribañez y el Comendador de Ocaña, Los Pastores de belén, La Dama Boba, El Caballero de Olmedo y La Dorotea.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario