El país del pasado – Gabriel Bermúdez Castillo

Revisado

El país del pasado.

Los briander, los habitantes de esa sorprendente tierra, hablan con los muertos, pero también aguardan la ocasión propicia (¿en qué sentido?) para reemprender un interrumpido viaje en una misteriosa y antaño todopoderosa nave espacial que se conserva junto a su poblado o ciudad. El lugar describe El país del pasado está, según parece, repleto de monstruos, como el Carcajeador y otros, a cual más extraño y sorprendente. La aventura, con todas sus consecuencias, resulta inevitable.

A ese mundo con tensiones entre sus dos jefes supremos, el Maxicleus y el Maxileard, llega inesperadamente Noor Dawidum, una mujer procedente, tal vez, de otro universo donde la tecnología ha producido una máquina sumamente poderosa: el Traslator. La aventura esta servida. Y con ella la reflexión sobre las difíciles condiciones que ayudan a construir un futuro venturoso a las sociedades que logran reunirlas. ¿Cuáles son esas condiciones?

Sobre el Autor.

Gabriel Bermúdez Castillo (Valencia, 29 de junio de 1934 – Elche 19 de mayo de 2019).

Nació en Valencia el 29 de junio de 1934. La familia, aragonesa por la rama paterna, fue de vacaciones a Zaragoza el 15 de julio de 1936, tres días antes del levantamiento fascista, y allí se quedó nuestro autor hasta la década de los ochenta. Aragonés de pura cepa, Gabriel Bermúdez Castillo tiene su entrada en la Gran Enciclopedia Aragonesa 2000, que le presenta como «escritor y notario», y no olvida su importante papel en la ciencia ficción española. Estudió el bachillerato en los jesuitas, después la carrera de Derecho, simultaneada con profesorado mercantil (equivalente a las Ciencias Económicas de hoy).

En 1958 obtuvo por oposición la plaza en Tomelloso de corredor de comercio (hoy en todo equivalente a la de notario), muy pronto la traslada a Calatayud, lo que le permite vivir en Zaragoza, hasta que, en la década de los ochenta se traslada a Cartagena (Murcia). Además del gusto y la pasión por escribir, es un gran radioaficionado, fue en sus tiempos buen coleccionista de sellos y también se aficionó a la ebanistería. Últimamente se ha dedicado a la navegación y, también, siempre como afición, a la impresión (según se dice, tiene una vieja imprenta en buen estado de funcionamiento en su casa…) y la encuadernación de libros.

Gabriel Bermúdez Castillo es, sin ningún lugar a dudas, uno de los grandes valores de la ciencia ficción española. Ha hecho coincidir en apreciaciones laudatorias a comentaristas tan distintos y distantes como Pedro Jorge Romero y Julián Diez, sin olvidar los elogios que le han dedicado otros respetables críticos y especialistas como Domingo Santos, Ricard de la Casa, Pedro A. García Bilbao y muchos más.


Sin Comentarios

Deja un Comentario