El precio de un asesino – Burton Hare

Por Revisar

Físicamente, era un hombrecillo ridículo, enclenque, de tez pálida y arrugada como el pergamino. Tenía la nariz ganchuda, los labios delgados como un corte en medio de la cara y los ojillos hundidos, malignos, en los que se reflejaba tanto la codicia como toda la maldad del infierno.

Eso era físicamente.

Un hombre ridículo, insignificante.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario