El tesoro de Fausta – Miguel Zévaco

Por Revisar

El tesoro de Fausta.

Nadie sabe dónde ha ocultado Fausta los millones que ha dejado tras de sí al salir de Francia.

Este fabuloso tesoro despierta deseos: Enrique IV lo usaría bien para hacer la guerra a Alemania y fortalecer su trono; Galigai y Concini sabrían administrarlo para lograr sus fines; el Papa finalmente, en extrema necesidad de protegerse contra España.

En Francia, la amenaza regicidio todavía se cierne sobre Enrique IV y Ravaillac entra. Obviamente se encontraron y reconocieron Pardaillan padre e hijo. ¡El linaje de Pardaillan continúa!

En este libro, la trama es más lenta en desplegar sus meandros. Todos los esfuerzos de los protagonistas se vuelven esta vez a un tesoro más material que el amor. Siempre hay romance en el aire, pero también hay la melodía inquietante del tintineo de monedas de oro venenosas que suenan. ¿Quién se hará con esta perdida fortuna? ¿Quién va a hacer el mejor uso? Una vez más, los caballeros Pardaillan se muestran carentes de codicia, en los cuales el éxito nunca es material.

Sobre el Autor.

Miguel Zévaco (1860 – 1918). Nació en Ajaccio (Córcega) el 1 de febrero de 1860, y murió en Eaubonne (Val-d’Oise, Francia) el 8 de agosto de 1918, a los 58 años.

Después de una breve experiencia como profesor, a los 20 años, ingresó en el ejército, donde permaneció cuatro años (Teniente de dragones en 1886). Fue en esta fecha que se trasladó a París.

Atraído por las letras y la política Miguel Zévaco se convirtió en columnista y sub-editor en «Le Égalité», que dirigía entonces el revolucionario socialista Jules Roques.

Activista político, se postuló (sin éxito) en las elecciones legislativas de 1889 para la Liga Socialista Roques. En esa época, conoció a Louise Michel, Aristide Bruant, Séverine y otros socialistas notables.

En una época en que no existía la libertad de expresión; debido a lo intenso de sus discursos y la virulencia de sus palabras en medio de los atentados anarquistas de la época, Zévaco fue etiquetado de anarquista y en varias ocasiones encerrado en prisión: ya sea por hablar en contra de personajes públicos, o por defender sus convicciones y la libre expresión, o por elogiar a socialistas declarados. Como un ejemplo: el 06 de octubre 1892, fue condenado por el Tribunal de lo Penal del Sena por haber dicho en una reunión pública en París:

«A los ciudadanos nos están matando de hambre… Robar, matar, dinamitar; todos los medios son válidos para deshacerse de esta infame opresión».

En 1900, Miguel Zévaco abandonó el periodismo político para dedicarse a escribir novelas por entregas. Comenzó esta nueva carrera con la novela: Borgia, publicada en el diario: Le Petite République de Jean Jaurès, logrando un éxito sin precedentes. El enorme éxito de esta narración explica por qué el autor continuó escribiendo novelas históricas.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario