Harvey Ángel – Diana Hendry

Por Revisar

Harvey Ángel.

Henry se moría de curiosidad por ver el equipo de conexión, así que subió corriendo las escaleras. Tocaría la puerta y le pediría a Harvey Ángel que le enseñara el equipo. Pero no hubo respuesta, abrió la puerta y entró. Todo estaba ahí, sobre la repisa. Y ahora que miraba cada herramienta, éstas parecían perfectamente normales; entonces escuchó el tic tac… Después de observar el reloj durante diez rápidos tics y ocho lentos tacs, Henry comenzó a entenderlo. Y lo que leyó en la carátula lo hizo ponerse tan blanco como las nuevas flores del jardín.

HENRY vio el letrero de regreso de la escuela; al instante sintió que el corazón se le caía hasta el piso. El letrero decía: SE RENTA CUARTO en grandes letras blancas y negras, y estaba clavado en una estaca. Parecía que alguien —la tía Ágata—, hubiera enterrado la estaca en el césped como si fuera el corazón de algún enemigo. Y, por ello, la casa misma se veía enfadada, avergonzada de su cuarto desocupado y molesta por la forma en que todos se enterarían al pasar.

No es que, en otras circunstancias, la casa de Ballantyre Road 131 se viera precisamente como un lugar feliz. Era una casa alta y estrecha, con un techo de dos aguas que se inclinaba con severidad sobre las ventanas más altas. Toda encortinada con pesadas y sucias cortinas (Ballantyre Road formaba parte de la ruta principal del autobús que iba a la ciudad) y si uno se fijaba, podía ver que había cerrojos por todos lados. No la habían pintado ni ocupado del jardín en muchos años. Lo único alegre que había era una línea dispersa de malvarrosas, de tallos muy altos y flores moradas y rosas.

Sobre el Autor.

Diana Hendry (Wirral, Inglaterra 1941). Estudio periodismo y literatura, pero actualmente se dedica a escribir poesía, cuentos para lectores de todas las edades y a dar clases.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario