Kong Yiji y otros cuentos – Lu Xun

Por Revisar

Kong Yiji y otros cuentos.

Esta selección presenta los relatos más importantes de Lu Xun, desde «Diario de un loco», considerado como el primer relato de la literatura china moderna, hasta «Historia verdadera de Ah Q» (tal vez su texto más conocido), pasando por «Kong Yiji», que Lu Xun consideraba su relato más logrado. Constituyen algo así como el retablo vivo y el compendio de una época turbulenta, presentada a través de una galería de personajes inolvidables, como el inefable Ah Q, en quien los contemporáneos vieron una suerte de encarnación del alma china, con su mezcla de cobardía y soberbia, servilismo y petulancia, superstición y cinismo.

Dan cuenta también de la aventura de una lengua y un pensamiento en ebullición y de la amplitud de un estilo que va de la ironía feroz a la nostalgia, del ímpetu realista a la evocación lírica. La literatura de Lu Xun nos sumerge en un mundo lejano pero a la vez extrañamente vivo.

Sobre el Autor.

Lu Xun (también escrito Lu Hsün, aunque su nombre verdadero era Zhou Shuren o Chou Shu-jen) nació en 1881 en una familia de funcionarios del gobierno e intelectuales en Shaoxing, provincia de Zhejiang, al sur de Shanghai, en la costa este de China.

Durante el corrupto gobierno de la dinastía Ching, las potencias imperialistas dominaban China y le imponían tratados injustos; la clase dominante feudal china les concedía todo y reprimía al pueblo. Esto provocaba la ira y la rebelión de los chinos.

Desde niño, Lu Xun se identificó con los pobres. Acudía con su madre al campo, donde tenía contactos con niños campesinos cuya vida era muy diferente a la suya. Llegó a odiar a su propia clase y a solidarizarse de los campesinos.

De joven se matriculó en la Academia Naval de Jiangnan (1898-99) y en la Escuela de Ferrocarriles y Minas (1899-1902) en Nanjing. En 1902 fue a Japón para estudiar lengua y medicina en la escuela provincial de Sendai, igual que otros chinos progresistas, soñando en curar a los chinos que sufrían tantos malos tratos. En época de guerra, sería médico militar y reforzaría la fe de mis compatriotas en la reforma. Allí vio algo que le cambió la vida, como recuerda en el prefacio de su primera colección de cuentos, Grito de llamada:

Eran los días de la guerra ruso-japonesa y había numerosas películas sobre ella; cada vez que se exhibía una, yo debía aplaudir y gritar de entusiasmo, a la par que mis camaradas. Un día —hacía mucho tiempo que yo no veía a un compatriota— aparecieron chinos en la pantalla. Muchos. Uno de ellos estaba amarrado y se le mantenía en el centro, rodeado de los demás. Todos eran de cuerpo vigoroso, pero con un aire apático.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario