La gloria de vivir – James Oliver Curwood

Por Revisar

La autobiografía de un joven aventurero que se convirtió en escritor y amante de la vida.

Por qué escribí este libro.

Nos hallábamos en mi cabaña, situada en los bosques del norte de Michigán, donde durante diez semanas —desde que el termómetro registraba 16º bajo cero hasta la llegada de la gloriosa primavera— me había aislado del mundo exterior para escribir una novela y para vivir, mientras escribía, en más íntimo contacto con esa Naturaleza que tanto ama y que es para mí tan bella y significativa cuando se engalana con sus más suaves y lujosos mantos en la estación de las flores silvestres.

Por las abiertas ventanas y puerta de mi cabaña de troncos penetraba el aire fresco de la noche trayendo consigo un perfume de pino, bálsamo y cedro fragante exhalado como incienso por el valle selvático, de continuidad ininterrumpida, y por el pantano y la colina, combinándose en mi humilde morada con la dulzura de la gayuba, que habíamos recogido aquel día en grandes cantidades.

La noche estaba llena de estrellas, tan brillantes y claras, que el cielo parecía habérsenos acercado más, y a su amistosa luz habíamos visto, una hora antes, a una cierva cruzar un pequeño claro del bosque con su cervatillo.

Tan brillantes eran aquellos miles de mundos y tan brillantes habían sido durante tantas noches, que me hicieron pensar en hogares amistosos llenas de luz y felicidad, sin cortinas en las ventanas que cerraran el paso a su alegría inspiradora.

A nuestro alrededor se extendía la selva virgen, verde y negra; una selva que respiraba y murmuraba y se contaba cuentos a sí misma suavemente en aquella noche; una selva que nos llamaba y nos saludaba dulcemente; que entonaba una canción de cuna dirigida a la cabaña.

Sobre el Autor.

James Oliver Curwood, nació en Owosso en 1878. Dejó la escuela secundaria antes de graduarse, pero pasó el examen de ingreso a la Universidad de Michigan, donde se matriculó en el departamento de Inglés y estudió periodismo. Después de dos años, dejó la universidad para trabajar de reportero en el Detroit News-Tribune. En 1900, Curwood publicó su primer relato y pasaría a convertirse en uno de los escritores más populares de Estados Unidos de la década de 1920.

En 1909 había ahorrado suficiente dinero para viajar a Canadá del noroeste donde comenzó a escribir novelas de aventuras sobre la región y se convirtió en un ferviente defensor de la naturaleza. El éxito de sus novelas le dio la oportunidad para volver a Yukón y Alaska durante varios meses cada año que le permitieron escribir más de treinta libros de este tipo. Curwood murió en 1927 de peritonitis, que se dice haber sido causada por una picadura de araña.

Como amigo de los animales, Curwood no se limita a observar a las bestias como lo haría un naturalista, sino que pone en juego recursos de psicólogo. Pocos como él conocen las costumbres y los hábitos de la innumerable fauna de los países septentrionales: los astutos castores, los hábiles zorros, los tenaces búhos, las circunspectas nutrias, los crueles armiños, los osos glotones están estudiados con amor en sus relatos y Curwood se complace en definir su inteligencia y en adivinar un sentido en su destino.

Entre sus obras más celebradas destacan El valor del Capitán Plum (1908), Los buscadores de oro (1909), El valle de los hombres silenciosos (1911), Kazán, perro lobo(1914), El bosque en llamas (1921), El cazador negro (1926) y Las llanuras de Abraham (1928 póstuma).


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario