La princesa azteca – Colin Falconer

Por Revisar

La princesa azteca.

Narra la historia de amor entre Hernán Cortés y la esclava indígena Malinalli (más conocida como Malinche). La joven ve en Cortés como un poderoso dios que salvará a su pueblo del dominio azteca. Por eso, su ayuda, como aliada e intérprete, será crucial para derrocar a Moctezuma y la conquista total del territorio por parte de los españoles. En 1519, una expedición encabezada por Hernán Cortés aborda la costa mexicana.

Aunque la misión inicial se limita a establecer relaciones comerciales, para el ambicioso Cortés el objetivo está claro: se trata de conseguir poder y dinero, y con férrea voluntad azuza a sus hombres a una lucha aparentemente suicida contra los indígenas. Entonces aparece Malinalli, una esclava que se convertirá en aliada, intérprete y amante de Cortés, pues está convencida de que el español es un dios llegado para salvar a su pueblo de la tiranía azteca.

El reducido ejército español consigue llegar a las puertas de la capital, Tenochtitlan, donde los recibe Moctezuma. La ayuda de Malinalli será crucial para que un puñado de guerreros españoles inicien la conquista del orgulloso imperio azteca, pues algo tiene la bella esclava en común con los españoles: su deseo de acabar con el poder del soberano azteca, cueste lo que cueste…

Sobre el Autor.

Colin Falconer es el seudónimo de Colin Bowles (Londres, 1953), un escritor inglés, conocido por novelas como Harem (1992) o La ruta de la seda (2001), pese a que su popularidad en el mundo anglosajón es mucho mayor gracias a obras como When we were gods (2000) o Anastasia (2003).

Trabajó como periodista independiente para varias revistas importantes y escribió guiones para la radio y la televisión antes de convertirse en novelista a tiempo completo en 1990.

Instalado en Australia desde los años 80, Falconer ha publicado también novela juvenil y de humor. En 2004 ganó un Premio Bantam gracias a su novela The Naked Husband.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario