La sombra de la Dama Blanca – Fran Barrero

Por Revisar

Mientras el comisario Marcos Navarro y el inspector David Sobrá buscan al criminal responsable de la muerte de varios policías, la agente Livia Craciun y el subinspector Víctor Garza comienzan a investigar las muertes de varios ciudadanos con un modus operandi muy particular: los cuerpos aparecen consumidos por dentro por algún tipo de ácido corrosivo.

Livia no está dispuesta a abandonar el caso del Bomberman, como bautizan al criminal que coloca bombas por la ciudad. Aprovecha las noches para coordinarse con la agente de apoyo informático Nuria Carvallo y el capitán Pablo Aguilar.

Los dos casos se van complicando a la vez que se investigan en paralelo, provocando un cóctel peligroso con la impaciencia de los policías, sus ganas de venganza y la notable falta de disciplina de la agente novata.

El comisario dirigirá una operación de seguimiento que terminará en un lugar emblemático de la ciudad, con un final de esos que ya acostumbran en la saga.

Sobre el Autor.

Fran Barrero. Nacido en Huelva (España) en 1976, es un escritor independiente que inicia su carrera literaria en 2008 con su primer libro didáctico sobre fotografía. Tras doce manuales publicados sobre esa especialidad, emprende el desafío de probar suerte en la narrativa de ficción con su primera novela: Alfil.

Aparte de la trilogía de Alfil (novela negra), también ha escrito Bloody Mary 1 y Bloody Mary 2, una colección de relatos de terror que se ha convertido en el libro de más éxito de su trayectoria. Wanda y el robo del Cristal, la primera entrega de una saga de fantasía y aventuras. Anatomía de un suicidio, relato medio de autoayuda con tintes de humor negro y sátira. El otro lado del retrato, un fantástico homenaje escrito en París como homenaje a Oscar Wilde y secuela no oficial de El retrato de Dorian Gray. Herencia de Cenizas, novela victoriana que resultará amena a los amantes de Charles Dickens y la saga Amurao compuesta hasta ahora de once novelas.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario