Mazeppa – Lord Byron

Por Revisar

George Gordon Byron, Lord Byron, una de las figuras más prominentes del Romanticismo, nació en Londres en 1788. En 1809 es recibido en la Cámara de los Lores y ya entonces estaba abrumado por las penurias económicas.

La aureola de aventura byroniana no cesaba de crecer, consecuencia de sus extravagancias y gallardías. Todo había influido en la formación de un carácter legendario que engrandecía su personalidad de poeta romántico, convirtiéndole en el ídolo de la sociedad londinense y en un auténtico dandy.

Admirado como un héroe, piensa en viajar a América para unirse a Bolívar en sus luchas independientes, pero acaba marchándose a Grecia, en 1823, para ayudar a los insurrectos griegos, donde a punto estuvo de convertirse en teniente general cuando muere, en Missolonghi (1824), abatido por las fiebres, a la edad de treinta y seis años.

Mazeppa (1819) es un poema de 869 versos de ocho sílabas, organizados en pareados y pies cruzados, y presenta la soltura estilística de Byron. Dispuesto en forma de cuento, es directo y rápido, económico en sus digresiones, que son muy adecuadas, y destacan en el relato una madura comprensión de la vida y la ironía a la que se prestan no pocas de las circunstancias cotidianas.

Sobre el Autor:

George Gordon Byron, sexto barón de Byron (Londres, 22 de enero de 1788 – Mesolongi, Grecia, 19 de abril de 1824), fue hijo del capitán John «Mad Jack» Byron y de la segunda esposa de éste, lady Catherine Gordon. Su abuelo fue John Byron, también llamado «Foulweather» («Mal tiempo»), vicealmirante británico que navegó por todo el mundo.

Su padre falleció en 1791, a los tres años de vida de George, en la localidad de Valenciennes, en Francia, en una pequeña residencia propiedad de su hermana, a donde había huido tiempo atrás de sus acreedores y del terrible temperamento de su esposa.

En su estancia allí, el padre había mantenido a varias amantes y derrochó a su antojo lo que le quedaba del dinero de la familia. Así, a esa edad y en compañía de su madre en Aberdeen, George heredó de su progenitor poco más que deudas y los gastos de su funeral.

No obstante, si la herencia material del padre fue poco más que un disgusto para el hijo, no se puede decir lo mismo de la herencia espiritual, pues el joven conservaría su amor por la belleza, el culto a la galantería, y su inclinación hacia la vida licenciosa. De su madre, en cambio, heredaría el cariño que ésta le ofreció, su dulzura, pero también su atroz temperamento.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario