No me compadezcas – Corín Tellado

Por Revisar

Los ojos maravillosamente verdes de Cristina vagaron indecisos por la muchedumbre allí apiñada. Sabía que a ella también la buscaban, que poco tiempo estaría sola. La mirada de muchos de los bailarines se posaba en ella con codicia, anhelante, deseosa de que el bailable acabara para tenerla a ella como pareja. Sintió asco.

Volvió el recuerdo de Juan a su imaginación. Con él todo era tranquilidad y sosiego. Sabía lo que quería y a dónde iba. Sabía cómo tratar su asustado corazón.

¿Por qué se había ido así? ¿Por qué?

El bailable acababa.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario