Novela – Silverio Lanza

Por Revisar

Quizá no encontremos entre los ejércitos de espectros que pueblan nuestra literatura, un caso de olvido tan deplorable como el de Juan Bautista Amorós, que empezó enmascarándose bajo el heterónimo de Silverio Lanza y prosiguió su labor de ocultamiento publicando sus obras en imprentas siniestras o esotéricas, retirándose voluntariamente a Getafe y dispersando entre sus obras menciones autobiográficas apócrifas que contribuyen a confundir a estudiosos.

Silverio Lanza, misántropo y afable, plácido y mordaz, ejerció su magisterio distante sobre algunos jóvenes noventayochistas (Baroja y Azorín, en especial) y más tarde sobre Ramón Gómez de la Sema, que a su muerte se propuso la tarea ardua de incorporarlo a la posteridad. Dueño de una escritura —en palabras de Juan Manuel de Prada, autor del prólogo y responsable de la edición— «inclasificable y demoledora, infiltrada de un humor cáustico, salpicada de pintorescas digresiones y concebida desde una atalaya de autoridad moral que no accede a la componenda», Silverio Lanza publicó ocho novelas y cinco libros de cuentos (aunque los límites entre los diversos géneros fluctúan cuando nos asomamos a sus títulos) en los que relumbra el filo de la ferocidad crítica, dirigida contra las lacras de una sociedad que, bajo la careta amable de la Restauración, escindía las llagas de su decadencia. El clero infractor del celibato, los funcionarios prevaricadores, el ejército camastrón, los políticos embaucadores, las mujeres gazmoñas, la burguesía cerril y, sobre todo, los caciques rurales son vapuleados con una prosa desbordante de sarcasmo que nunca incurre en la doctrina, porque Lanza sabía contar las ideas como si fuesen aventuras.

Para probarlo, he aquí las novelas completas de Silverio Lanza, donde nos encontramos a su autor en estado puro, digresivo y divagatorio, inconformista y socarrón, traspasado por unas obsesiones recurrentes que hacen de su universo personal un paisaje amenísimo del que nos gustaría quedar prisioneros para siempre. Se rompe, de esta forma, la conspiración de olvido que aureolaba la figura de uno de los talentos más inclasificable de nuestra literatura. Asomarse hoy a sus libros constituye una sorpresa estética e intelectual de primer grado.

Sobre el Autor:

Juan Bautista Amorós y Vázquez de Figueroa nació en Madrid el 3 de noviembre de 1856 y murió en Getafe el 30 de abril de 1912, donde residía desde 1885, atrincherado en una casa en la que había dispuesto un complejo sistema de timbres que sorprendían a sus escasos visitantes, como ha recordado con gracia Ramón Gómez de la Serna. Inició, como su hermano Narciso, carrera en la marina y alcanzó la graduación de teniente de navío, pero hubo de abandonar esa profesión por problemas de salud. Serio, taciturno y radical en sus opiniones, se ganó pronto fama de raro: el solitario de Getafe, como dieron en llamarlo, apenas hacía concesiones y, de cuando en cuando, sorprendía a sus contertulios con una afirmación extravagante o una frase provocadora tras la que se adivinaba siempre su pesimismo.

El retraimiento de Lanza adquirió tintes amargos tras verse envuelto en un proceso absurdo como consecuencia de la publicación de su novela Ni en la vida ni en la muerte (1890): siempre lamentó «haber sido preso y procesado por escribir libros en un país en que escasean los hombres que sepan escribir y leer». En mayo de 1910, dos años antes de su muerte; Lanza escribía: «Hoy cuando leo las obras que, honrándome, me envían jóvenes como usted, tengo la jactancia de creer que me deben ustedes la libertad que disfrutan».

«Escribía yo libritos —solía contar Silverio Lanza— que me acarrearon la persecución insidiosa y la persecución legal: la imposibilidad de ejercer cualquiera de mis profesiones, y la cárcel». Y sin embargo el hombre cuyos libros —según Azorín— «no se parecen a nada; únicos en su época», merece más atención, un mayor interés. Quizá lo más urgente sería una reedición de algunas de sus obras: Artuña, El año triste, Ni en la vida ni en la muerte, Mala cuna y mala fama, De la quilla al tope, La vida del Excelentísimo Señor Marqués del Mantillo… Más de una vez los amigos de Silverio Lanza han vaticinado un éxito póstumo que todavía no ha llegado: «¿Cuándo saldrá a flote? —se preguntaba Pío Baroja en 1902—. Quizá les pase a sus obras como a las de Sthendhal… como últimamente entre nosotros a los libros de Ganivet…; una reacción va iniciándose que hará que estos grandes desconocidos sean, al fin, los triunfadores». Pero el caso es que de todos los escritores de la generación del 98 que tuvieron relaciones personales con Silverio Lanza, Baroja es de los menos entusiastas con respecto a él.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario