Olvídate de aquel día – Corín Tellado

Por Revisar

—¿No tienes amigos que puedan ayudarte?

—No. Al casarse mamá, dejamos nuestra ciudad natal. Fuimos a vivir a la de Felipe. Es decir, fue mamá, pues yo aún me hallaba en el pensionado. Yo conocí los manejos de Felipe Pelayo el año pasado, pero ya entonces mamá veía visiones, parecía realmente trastornada. Me di cuenta de que Felipe trataba de internarla, y no fui capaz de impedirlo. Es hombre diabólico, sabe hacer las cosas.

—¿No tienes un solo pariente?

—Una prima de mamá en una ciudad del Norte. Pero desde hace un año viaja con su marido por América. No me será fácil localizarla.

—Lo siento, Ada.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario