Pensadores de la Antigüedad – Antonio Almenara Martínez

Por Revisar

Pensadores de la Antigüedad.

¿Cuándo se hizo el hombre por primera vez la gran pregunta que lo convertía en animal racional? «¿Quién soy yo y qué es el mundo en el que me encuentro insertado?». Debió de ser una mañana luminosa, un día en el que el hombre, sin necesidad de espejo que lo reflejara, se vio así mismo como un interrogante vivo. No encontró respuesta, pero había comenzado la gran aventura del saber humano. Había comenzado a filosofar.

En este primer capítulo de Pensadores de la antigüedad nos referimos a los primeros hombres que dejaron rastro de su lucha por conocerse y por desentrañar el sentido de la realidad que los rodeaba.

Los Orígenes.

Hace muchos miles de años, quizá más de un millón, en el planeta tierra y en un animal que había conseguido erguirse entre sus congéneres caminando sobre dos pies y liberando sus manos, con las que podía manipular instrumentos de piedra, de hueso o de madera, se encendió la llama de la inteligencia. Con el paso del tiempo, valiéndose de esa inteligencia, este animal privilegiado logró imponerse a los otros animales y dominarlos sin necesidad de ser el más fuerte. Había aparecido el hombre sobre la faz de la tierra.

El proceso evolutivo que llevó hasta el hombre fue muy largo y laborioso, pero era solo el comienzo: ante él se abrió otro período de tiempo en el que estuvo en juego su supervivencia en un mundo lleno de retos que tuvo que superar con su ingenio. Y en el decurso del tiempo, el hombre fue testigo obligado de hechos naturales tales como la alternancia de los días y las noches y las fases de la luna, de fenómenos como la caída del rayo, del relámpago o de los terremotos, del ciclo de la vida en los vegetales y en los animales, de los eclipses, de la aparición en el horizonte del arco iris, etc. Veía infinidad de hechos cuyas causas y naturaleza eran para él auténticos misterios. La vida del hombre estaba llena de interrogantes sin respuestas.

Intrigado por estos misterios de la naturaleza y angustiado por las dificultades de la vida, el hombre, al tiempo que luchó denodadamente para sobrevivir, intentó conjurar los peligros y dominar las fuerzas ocultas que rigen el mundo practicando ritos religiosos o mágicos. Con ellos quiso hacerse propicias las incontrolables fuerzas de la naturaleza, que personificó en multitud de divinidades. Así nacieron las diversas formas de religión.


Sin Comentarios

Deja un Comentario