Recuerda… El mal nunca te olvida – Jess Dharma

Por Revisar

Alisa es criminóloga en la unidad de análisis de conducta en el FBI de Chicago, una de las mejores en su campo. Siendo tan solo una niña encontró el cadáver de su madre lleno de cortes y con su mantita de bebé entre las manos, pero los agentes que llevaron el caso concluyeron que había sido un suicidio. Pero ella sabía que no había sido así, aquella noche sintió que no estaban solas en casa; algo peligroso las acechaba desde la oscuridad.

Se prometió así misma que atraparía al asesino, aunque nadie la creyera. En la actualidad, la policía de Nueva Orleans, necesita a los mejores criminólogos para poder resolver un caso donde un asesino en serie está aterrorizando a la población. Alisa y su compañero Rick van sin dudarlo, pero allí no solo se enfrentará a un asesino. Nuestra protagonista tendrá que luchar contra los demonios de su pasado, y con algo mucho más oscuro, a lo que nunca nadie se debería tener que enfrentar.

Epílogo.

Alisa miró a su alrededor y se sintió la persona más afortunada del mundo al tener a toda su familia sentada a la mesa. Pensó que tardarían en volver a estar juntos, y menos degustando una de las maravillosas comidas de Cam.

Rick y Kalet, sentados en la parte derecha de la mesa, estaban enzarzados en una de sus charlas, seguro que hablando de esos temas paranormales que tanto les gustaban, sin embargo, ella prefería hacerse la loca, ya había tenido bastante con lo que habían pasado. Kalet la pilló mirándolos y le dedicó una cálida sonrisa antes de volver a girarse para atender a su compañero, el cual lo estaba volviendo loco con su cháchara incesante.

Alisa observó a Rick; por fin le habían dado el alta, y como ella se negaba a volver a casa sin él, había pedido unas merecidas vacaciones para esperarle y poder disfrutar de unos días con su familia. Aún tenía algún moretón, pero volvía a ser el mismo chico animado que conseguiría sacar una sonrisa al ser más serio de la tierra.

Al verlos así, le invadía la pena al pensar que en unos días se tendrían que marchar y pasarían meses antes de que volvieran a verse. Había pensado en pedir un traslado a Nueva Orleans para estar más cerca de ellos, pero su padre y su tía se habían negado a aceptarlo. El trabajo que realizaba era muy importante para abandonarlo.

Miró a su recién encontrada hermana; cuántas cosas se habían perdido la una de la vida de la otra, y aunque ese tiempo nunca volvería, Alisa intentaría, a partir de ese momento, compartir con ella todo, como lo suelen hacer las hermanas.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario