Author: Curtis Garland

Rué Morgue, 13 – Curtis Garland

Revisado

Esta noche volveré a salir a la calle. Volveré a buscarla. Sólo me detendré en alguna taberna, mientras tenga algún franco para gastar en bebida. Y a seguir buscando. Hasta el fin. Hasta mi propio fin. Pero vale la pena. Sí, vale la pena… Si todo volviera a suceder. Si se volviese a repetir aquella noche o aquellas mil noches perdidas en el tiempo… Cuando yo salía de aquella taberna de…, de no sé...

Continuar Leyendo

La noche de la momia – Curtis Garland

Por Revisar

Y un simple cadáver, un cuerpo muerto durante milenios, se transformó en la hermosa Hatharit, la perversa sacerdotisa del Espíritu del Mal. En sus ojos llameó nuevamente una luz perdida en la noche infinita de los tiempos. Algo vital, ardiente y demoledor, saltó a las pupilas negras y malignas. Su mente dio una orden a alguien. Una orden que había esperado casi tres mil años. —¡Destruye! ¡Destruye, Ekhotep! ¡Mata! ¡Acaba con los humanos que...

Continuar Leyendo

El discípulo de Frankenstein – Curtis Garland

Por Revisar

Aferró una sábana más, la tercera mesa a su derecha. Tiró violentamente, encarándose con otra macabra hilera de cuerpos ya cosidos por los precipitados cirujanos de la autopsia, descuidadamente, como si fuesen odres en vez de envolturas humanas… Una de esas figuras no era un cadáver devuelto por el Pabellón de Anatomía Forense. Por el contrario, vestía enteramente de negro, con ropas muy ceñidas. Yacía tendido entre dos helados cuerpos, sin importarle que el...

Continuar Leyendo

Cámara de los horrores – Curtis Garland

Por Revisar

Señoras y señores, al fin… Al fin hemos llegado a la… CÁMARA DE LOS HORRORES. Su guía soy yo. Entren, entren, por favor. No se queden en la puerta. El frío que sienten en su nuca en estos momentos, no es el frío de una simple corriente de aire, sino… el helado aliento que surge de una tumba abierta… Pronto van a sentir también el fétido olor de la putrefacción humana. Y después… todo...

Continuar Leyendo

La succión de las mujeres-vampiro – Curtis Garland

Revisado

Llegó a espaldas de la rubia que fumaba, ajena a la presencia enigmática de la inquietante mujer. Alzó sus manos y las luces azuladas del vagón se reflejaron en unas uñas sorprendentemente largas y puntiagudas, afiladas como cuchillas. Después, lentamente, se inclinó hacia el cuello de la rubia, sin que ésta se moviera en ningún momento. Los labios se entreabrieron algo más y algo terrorífico asomó entre ellos. Unos afilados, largos, centelleantes incisivos. La...

Continuar Leyendo

«Miserere» por mí – Curtis Garland

Por Revisar

Para Warren Ashley, todo comenzó con aquella tormenta en pleno campo. Nunca pudo imaginar que el simple estallido lejano de un trueno, tras el centelleo lívido de un rayo en la distancia, fuese a marcar inexorablemente su vida y su futuro, a sumergirle en una pesadilla alucinante, donde lo real y lo irreal se fundirían, de tal modo, que sería imposible separar una cosa de la otra o distinguir entre ambas.

Continuar Leyendo

Yo, «el Destripador» – Curtis Garland

Por Revisar

Querido jefe: Sigo oyendo que la policía me ha capturado, pero la verdad es que aún no han dado conmigo. Me he reído mucho al ver que todos se las dan de inteligentes y hablan de haber encontrado la pista segura. No cesaré, sin embargo, de destripar putas mientras tenga fuerza para ello. El último trabajo me salió bordado. A ver quién hay por ahí, capaz de echarme mano. La mujer no tuvo ni...

Continuar Leyendo

El culto de la carne sangrante – Curtis Garland

Por Revisar

Cuando Cary Craig volvía a casa de noche tras pasar un buen rato con una de las alegres chicas de cierto club de la ciudad, no podía imaginar la gravedad de los hechos que iba a presenciar. Tras detenerse para recuperar fuerzas, contempla una ominosa procesión de hombres encapuchados que llevan entre ellos el cuerpo lánguido, desnudo y sangrante de una chica. Horrorizado intenta escapar de los “monjes” que, al darse cuenta de que...

Continuar Leyendo

Miedo en el Oriente Expres – Curtis Garland

Por Revisar

Brian Jefford entró aterido en la Gare de L’Est. Fuera del ámbito ferroviario, apestando a carbonilla y con la atmósfera enturbiada por el vapor de las grandes y negras locomotoras que, como monstruos jadeantes de hierro se alineaban en diversas vías, París era un paisaje blanco y gélido bajo la nevada intensísima de aquellos crudos días invernales de 1910. El automóvil de sus buenos amigos parisinos, los Duprez, se alejaba ya en la nevada...

Continuar Leyendo