Author: Joseph Berna

Un gorila llamado Max – Joseph Berna

Por Revisar

La profesional del placer chilló, presa del más puro terror.El gorila se detuvo muy cerca de ella y la miró fijamente con sus brillantes ojos.De pronto, su zarpa derecha se disparó y agarró el vestido femenino, por el exagerado escote, destrozándolo de arriba abajo. El gigantesco gorila se echó sobre ella, le separó las piernas, y la poseyó, del modo más salvaje, más brutal y más doloroso que pueda imaginarse. Ella lanzó un alarido...

Continuar Leyendo

Los colmillos del diablo – Joseph Berna

Por Revisar

Porque pertenecían a una horrible imagen que representaba al demonio. Según cuentan, pues de eso hace muchos años ya, dicha imagen se hallaba sobre el altar de un templo satánico, en donde se rendía culto al rey de los infiernos. Allí tenían lugar los más espeluznantes ritos, que incluían sacrificios humanos. Eran verdaderas orgías de sangre, violencia, y sexo. El templo fue destruido, no se sabe exactamente por quién, cuándo, ni cómo, pero la...

Continuar Leyendo

El amigo de las culebras – Joseph Berna

Por Revisar

Abby McGraw detuvo su coche, un Plymouth verde, frente a la casa. Una casa grande, solitaria, que ya tenía sus años. Se alzaba a unos veinticinco kilómetros de San Francisco. Abby cogió su bolso, que descansaba en el asiento, y salió del coche. Era una chica más bien alta, bien formada, de pelo rubio y ojos claros. Lucía un bonito vestido azul turquesa, con abertura frontal, y calzaba zapatos blancos, de fino tacón. Abby...

Continuar Leyendo

La elegida de Satán – Joseph Berna

Por Revisar

La muchacha se giró en el acto, descubriendo al hombre que acababa de surgir al fondo del vestíbulo. Era alto y corpulento. Brigitte no pudo saber más, ya que el individuo se cubría la cabeza con una capucha negra y vestía una túnica roja, tan larga, que rozaba sus pies. De su cuello, pendía una gruesa cadena dorada con una cruz en posición invertida. El encapuchado avanzó unos pasos.

Continuar Leyendo

La bestia de acero – Joseph Berna

Por Revisar

‘Lobo’ sabía que no se trataba de ninguna pesadilla, que el escalofriante ser era real, y como él era un perro valeroso, atacó a la bestia. Sus magníficos colmillos hicieron presa en el brazo derecho de la aterradora criatura, pero no consiguieron hincarse en su carne. El alucinante ser le soltó un zarpazo con su brazo izquierdo y le desgarró el vientre de arriba abajo, haciendo brotar un torrente de sangre.

Continuar Leyendo

Juguetes, horror y muerte – Joseph Berna

Por Revisar

Entonces comenzó el verdadero horror. El tanque efectuó un disparo y destrozó la rodilla izquierda de Josephine, que aulló de dolor y se derrumbó. El vehículo espacial soltó un chorro de fuego y quemó el seno derecho de ella. El soldado americano hizo funcionar su metralleta, tomando como blanco los muslos de la muchacha. El otro soldado, el que vestía uniforme alemán, accionó su lanzallamas y abrasó los tobillos y las pantorrillas de la...

Continuar Leyendo

Aguijón mortífero – Joseph Berna

Por Revisar

Albert Fresson iba a cumplir muy pronto los cincuenta años de edad. De ellos, más de treinta los había dedicado casi por completo a la investigación. La Biología y la Química eran las ciencias que mejor dominaba, y en esos campos realizaba continuos experimentos. El profesor Fresson había conseguido logros importantes, despertando la admiración no sólo de sus colegas franceses, sino de los científicos de todo el mundo.

Continuar Leyendo

El señor de la noche – Joseph Berna

Por Revisar

Trevor Bingham sacó su coche, un reluciente Opel Rekord, de Londres, tomando una carretera de escaso tráfico. Había anochecido ya, pero los potentes faros del moderno automóvil iluminaban perfectamente la solitaria carretera. En el Opel Rekord, sentada al lado de Trevor, viajaba también Alice Copeland, una atractiva muchacha de sólo dieciocho años de edad, cabellos rubios y ojos azulados.

Continuar Leyendo

El experimento del doctor Marlowe – Joseph Berna

Por Revisar

Ted Bevans detuvo su coche frente a la casa del doctor Walter Marlowe, ubicada en las afueras de Sacramento, la capital californiana. Era una casa grande, antigua, pero se hallaba bastante bien conservada. Tenía, no obstante, un aire siniestro, lúgubre, tristón. Eso, al menos, le pareció a Ted Bevans. Era la primera vez que visitaba al doctor Marlowe.

Continuar Leyendo