Author: Noe Casado

Nada es para siempre – Noe Casado

Por Revisar

Ser la protagonista involuntaria del cuento de La Cenicienta no tiene ninguna gracia. Hermenegilda se ha criado con una madrastra mala, una hermanastra aún peor y un padre indiferente, así que está acostumbrada a arreglárselas por sí misma. Y como todo cuento que se precie ha de tener un príncipe, que resulta ser un caradura y que termina liándose con su hermanastra. Así que cuando, por obligación, tiene que asistir a la boda, acepta la sugerencia...

Continuar Leyendo

Aquí me tienes – Noe Casado

Por Revisar

¿En qué consiste exactamente comportarme como un hombre, según mi padre? Además, claro está, de tener contenta a una niña pija para que su padre financie un negocio. Un proyecto que se fue al garete porque la susodicha me ha dejado plantado. A mí, a Simón de Vicentelo y Leca, por un tipo sin pedigrí. No la culpo, aunque las consecuencias no me van a gustar. Sí, os sorprenderá que aún se den situaciones...

Continuar Leyendo

A mi manera – Noe Casado

Por Revisar

A mi manera. Digan lo que digan, tener un affaire con un compañero de trabajo siempre sale mal, y si además yo soy la jefa, la situación es aún peor. No me preguntéis por qué, pero es así. Si un jefe se enrolla con una subordinada se entiende, se tolera, incluso se halaga y aplaude. Sin embargo, cuando el jefe es una mujer, se critica, se censura y si, al final la cosa acaba mal, es...

Continuar Leyendo

Cuando nadie me ve – Noe Casado

Por Revisar

Cuando nadie me ve. ¿Cuántas películas habéis visto en las que la protagonista es una chica modesta con mala suerte en los asuntos del corazón? ¿Y en cuántas ella tiene un amigo gay que siempre la ayuda? ¿En cuántas le rompen el corazón hasta que aparece el hombre ideal? ¿No estáis cansadas de los mismos argumentos? Pues bien, yo soy una de esas chicas modestas que no tienen suerte con los hombres. Tampoco busco...

Continuar Leyendo

Seguiré sin ti – Noe Casado

Por Revisar

Cuando hacen rellenar el absurdo test de orientación profesional en el instituto, todo el mundo elige profesiones elegantes, bien remuneradas y con reconocimiento social. Yo dejé la casilla en blanco, pues todavía no había decidido qué carrera universitaria quería cursar. Al final acabé con una licenciatura en bioquímica alimentaria y un novio dispuesto a casarse conmigo en cuanto lográramos un buen puesto de trabajo. Solo conseguí una de las dos cosas. Sigo soltera. Y...

Continuar Leyendo

Porque tú lo vales – Noe Casado

Por Revisar

Me llamo María Asunción Peralta de la Merced y Luengo Medina. ¿A que es un nombre elegante? Como no podía ser de otro modo, en mi círculo social todos tenemos nombres similares, aunque cuando cumplí los quince elegí uno más abreviado e igual de elegante: Sun. Hay gente que piensa que haber crecido en una familia adinerada, sin tener que trabajar y con la vida resuelta, es una maldición. ¡Ja, ja, ja! Yo considero...

Continuar Leyendo

Negando la realidad – Noe Casado

Por Revisar

Negando la realidad. De una boda, en teoría, sale otra boda. Chorradas. ¡Qué más quisiera yo! Porque os seré franca, quiero casarme cuanto antes, pero no me sirve cualquiera. En mi entorno familiar, el matrimonio es un arte, o al menos así me lo ha explicado mil veces mi madre. He tenido novios y pretendientes; sin embargo, ninguno cumplía todos los requisitos, empezando por una cuenta bancaria saneada. Ya sé lo que estáis pensado,...

Continuar Leyendo

Desconocida – Noe Casado

Por Revisar

Gaby ha crecido entre algodones protegida por su poderosa familia. A diferencia de sus hermanos, que se han decantado por su profesión, ella prioriza casarse con su novio de siempre, Frank, un tipo cariñoso, amable, respetable, atento, elegante, trabajador… En resumen: el hombre ideal. Su familia siempre se ha opuesto al enlace y, durante años, ha estado maquinando para retrasarlo. Sin embargo, Gaby no flaquea, y hará todo lo que esté en su mano...

Continuar Leyendo

Empiezo a recordarte – Noe Casado

Por Revisar

A nadie le sienta bien que le den plantón, pero solo duele la primera vez. Para cuando vuelve a ocurrir, uno ya está anestesiado. Eso, al menos, es lo que quiere creer Pierce, por lo que al abandono de su última pareja no le dedica siquiera cinco minutos de su tiempo, y menos aún cuando toda su atención está centrada en la remodelación de un antiguo palacete renacentista, propiedad de su familia, que quiere...

Continuar Leyendo