Tragedia en la justicia – Cyril Hare

Por Revisar

Tragedia en la justicia.

Las amenazas se ciernen sobre un alto dignatario de la Corte de justicia y su vida corre serio peligro. ¿Quién deseaba la muerte del juez Barber? ¿Acaso Pettigrew, su enconado rival? ¿Baemish, el secretario?, ¿Hilda, su exquisita esposa? ¿O Happenstall, el exconvicto? El imprevisto y verosímil final sorprenderá al lector.

Sin trompeteros.

—¡Sin trompeteros! —exclamó su señoría con un tono de melancólico reproche que no lograba ocultar su incipiente mal humor.

Sus palabras, que no iban dirigidas a nadie en particular, no obtuvieron respuesta, probablemente porque era imposible hallar una réplica satisfactoria a una declaración tan obvia como aquélla. Por otra parte, no se había descuidado ninguno de los detalles que el hombre había creado o la tradición impuesto, para la comodidad o glorificación del juez supremo de la Corte de Assizes que actuaba en representación de Su Majestad.

Un Rolls Royce de imponente aspecto ronroneaba a la puerta de su residencia. El comisario superior, envuelto en una sutil fragancia de naftalina, que no deslucía el garbo de su brillante figura enfundada en el uniforme de un regimiento de voluntarios ha mucho tiempo licenciado, se esforzaba por inclinarse reverente, a la vez que trataba de evitar el tropezarse con la espada.

El capellán aparecía casi oculto por los ampulosos pliegues de su vestimenta de seda negra, cuyo uso le era poco habitual. El segundo comisario esgrimía en una mano su sombrero de copa, y en la otra el bastón de ébano de más de dos metros de largo, coronado por una calavera tallada, con el que el condado de Markshire acostumbraba inexplicablemente abrumar a aquellos funcionarlos para determinadas ceremonias.

Sobre el Autor.

Cyril Hare (Mickleham, Surrey, Inglaterra, 4 de septiembre de 1900 – 25 de agosto de 1958, Westhumble, Surrey, Inglaterra), era el pseudónimo de Alfred Alexander Gordon Clark, juez inglés y escritor de novelas de crímenes.


Sin Comentarios

Deja un Comentario