Una saga moscovita – Vasili Aksiónov

Por Revisar

«Una saga moscovita» narra la vida de una familia de médicos en la Rusia del siglo pasado. Todo empieza en 1925, en la dacha de los Grádov. El padre, Borís Nikítovich, es un brillante cirujano y un maestro respetado; la madre, de origen georgiano, se consagra a su casa, a sus hijos y al piano; el hijo mayor, Nikita, es un joven oficial superior del Ejército Rojo; su hermano Kiril, es un bolchevique, es un amante de la Revolución y del Partido; y su pequeña hermana Nina, una joven poeta de enorme belleza. Lenin ha muerto y el Partido está dividido entre los seguidores de Stalin y los miembros de la oposición liderada por Trotski. Los Grádov se verán implicados, a su pesar, en la Revolución y esto marcará el comienzo de un largo proceso de transformación que acabará sometiendo a todos los miembros de la familia.

Con esta novela el lector descubrirá una de las mayores obras del siglo XX. A lo largo de sus páginas Aksiónov consigue fundir en la trágica encrucijada de la historia rusa, el destino de la humanidad presa de la violencia, la duda y el miedo salpicado de un saludable tono irónico característico de la escritura del autor.

Y es que la genialidad de Aksiónov, como la de Tolstoi, reside en mezclar con la misma proximidad a las grandes figuras históricas con los personajes anónimos, ficticios, unos personajes tan fuertes, memorables y conmovedores que consiguen crear una de las más hermosas, más mágicas y más tristes novelas del siglo.

Un gran fresco de la Rusia contemporánea, con el poder narrativo de «Guerra y paz» y la grandeza de «El doctor Zhivago», una historia de crueldad, traiciones, pasión y dolor bajo el cielo siempre gris del Kolimá.

Sobre el Autor:

Vasili Pávlovich Aksiónov (Kazán, URSS, 20/08/1932 – Moscú, Rusia, 6/07/2009) fue un prolífico y novelista ruso. Comenzó su carrera literaria en la era de la Unión Soviética.

Sus padres, Pavel Aksenov y Eugenia Ginzburg, acusados de trotskistas, sufrieron la represión estalinista. Cursó estudios de medicina en el Instituto de Leningrado, pero conquistó la gloria literaria con una primera novela, Colegas (1959), que le granjeó las iras de Kruschev. Su consagración llegó con Billete a las estrellas (1961), novela con la que de hecho comienza la nueva prosa rusa, de la que Aksiónov se convertirá en líder. A partir de entonces, cada nueva obra suya pasó a ser un gran éxito. En la segunda mitad de los años setenta comenzaron sus verdaderos problemas con el régimen: sus novelas Quemadura (1980) y La isla de Crimen (1981) son censuradas y quedan accesibles a los rusos sólo en copias a máquina o fotocopias que pasan de mano en mano, el llamado samizdat.

En 1981 Aksiónov pagó un alto precio por ello: fue enviado al exilio y desprovisto de su nacionalidad. Se instaló en Washington, donde empezó a ejercer de profesor de literatura rusa moderna, pero a pesar de tener una vida muy activa y una creatividad fecunda no llegó a integrarse y vivió siempre dolorosamente su condición de exilado. En los últimos años vivió alternando su casa en Biarritz (Francia) con su piso moscovita.

Una saga moscovita (1994), obra culminante de su trayectoria literaria, fue reconocida, tanto en Francia y Estados Unidos como en Rusia, con un éxito sin precedentes. Aparece ahora publicada por primera vez en castellano traducida directamente del ruso.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario