Al rayar el día – Sidonie Gabrielle Colette

Por Revisar

Al rayar el día.

En algún lugar de toda su obra, Colette dice que ni en un día ni con un movimiento impulsivo se forma una hija de la naturaleza, y ella lo fue por entero, en cuerpo y alma, del principio al fin. Se nace así y así se siente y se vive cuando esa entereza es de verdad. Si esta condición inclina más pronto a la pasión que a la bondad, como podría decirse, Colette sabía conciliar muchas veces en sus personajes femeninos —que en tantos relatos suyos eran ella—, la bondad con la pasión, sin menoscabo de una ni de otra.

Se justificaba diciendo: «Mi poesía se mueve a ras de tierra». Observemos que decía «se mueve», y no «nace». Moverse ya implica haber nacido y, por tanto, la vida. En el ir de allá para acá de su poesía asomaba siempre lo que su marido llamaba capacidad de observación, sentido musical y oído perfecto, cualidades que admiró constantemente en ella. Para él, Al rayar el día fue el libro preferido sobre todos los de su mujer. «Si existe una novela suya autobiográfica —dijo—, es ésta… La propia Colette se pinta en ella con la mayor exactitud. Nunca ha llevado tan lejos el análisis de sí misma».

Sobre la Autora.

Olette. Nacida en Saint-Sauver-en-Puisaye (Yonne), en 1873, y muerta en París, en 1954, Sidonie Gabrielle Colette aporta a la literatura dos grandes novedades: una deliciosa y magistral pintura de los animales y una psicología femenina tan sincera como atrevida. El lugar privilegiado donde transcurrió su infancia, siempre recobrada, le transmitió el amor a la naturaleza y el sentido de la independencia y el descubrimiento.

Casada en 1893 con el escritor «boulevardier» Willy, del que se divorció en 1906, se inició en las letras con la serie de las Claudinas, firmadas por su marido. Durante seis años, como actriz de mimo, recorrió las provincias en compañía de Georges Wague; después fue bailarina de music-hall. De este período data La vagabunda (1910), un lúcido y penetrante análisis de sí misma. En 1912 se casó con Henry de Jouvenet e inició su colaboración en Matin, con cuentos, crónicas y críticas de teatro. Casada en terceras nupcias con Maurice Goudeket, en los últimos años de su vida prácticamente quedó postrada en el lecho por una parálisis, lo que le sirvió para profundizar más en el conocimiento de sí misma y de los demás.

El estilo de Colette es puro, diamantino, capaz de expresar los matices más sutiles de los sentimientos y los aspectos más recónditos de la realidad. Concisa, sensual y dotada de una gran fantasía, la lengua que utiliza está llena de gracia y frescura, de naturalidad y sugerencias, a la vez que se alza por encima de todo convencionalismo y toda hipocresía.

Miembro de la Real Academia de la Lengua y la Literatura Francesa de Bélgica (1935) y de la Academia Goncourt (1945).


Sin Comentarios

Deja un Comentario