Así nació Italia – AA. VV.

Por Revisar

Entrega n.º 43 de la colección Cuadernos Historia 16 dedicado a la proclamación de la Italia unida.

Una nación dividida

En el año 951 de nuestra era, el monarca alemán Otón el Grande colocó bajo su soberanía a la mitad septentrional de la península italiana y ciñó la corona de hierro de los lombardos. Once años después, tras una segunda expedición conquistadora, el papa Juan XII le coronó como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Aquel hecho, de dimensiones pretendidamente universales, ocultaba en su simbolismo una realidad material: el establecimiento del dominio de la casa de Sajonia sobre Italia.

A lo largo de los siglos medievales las diferentes dinastías que se sucedieron al frente del Imperio intentaron hacer valer sus derechos sobre el conjunto de la península. Lo consiguieron en algunas ocasiones, sobre todo bajo los emperadores Hohenstaufen (1125-1254), pero sus esfuerzos por unificar la península bajo el dominio alemán fracasaron ante la confluencia de diversas fuerzas:

la reacción nacional italiana, encabezada por los papas, el partido güelfo y las ligas de ciudades de la Italia central y del norte, cada vez más independientes del poder imperial; el surgimiento de poderosas repúblicas marineras, señoras del Mediterráneo durante siglos, como Génova, Venecia y Pisa; y la consolidación en la mitad meridional de la península del reino de Nápoles, primero bajo los normandos y luego bajo los Angevinos.

Del período de guerras civiles entre güelfos y gibelinos y de la descomposición del orden feudal, salió una Italia bajomedieval dividida en infinidad de poderes locales, surgidos de la crisis del movimiento comunal. Familias como los Visconti, los Malaspina, los Scaligeri, los Gonzaga o los Este, crearon señorías propias que fueron convirtiendo a la península en un mosaico de pequeños estados durante los siglos XIV y XV.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario