Carrera de ratas – Dick Francis

arrera-de-ratas-dick-francisPor Revisar

Algo fallaba a bordo. Los indicadores no detectaban ninguna anomalía y los mandos funcionaban a la perfección, pero su instinto le avisaba tercamente. Decidió aterrizar. Apenas tuvieron tiempo, él y sus pasajeros de alejarse unos pocos metros del avión cuando una explosión convirtió el aparato en chatarra.

Y la cadena de atentados siguió. Todo giraba en torno al mundo de los hipódromos, pero tal como se desarrollaban las cosas, parecía que fueran ratas y no caballos quienes competían por unas fabulosas sumas de dinero de origen más que dudoso.

Sobre el Autor.

Richard Stanley Francis, CBE (Lawrenny, Gales, 31 de octubre de 1920 – Islas Caimán, 14 de febrero de 2010), conocido como Dick Francis, fue un reconocido y exitoso escritor de novelas de suspense en el mundo de las carreras de caballos, ambiente que conocía tras su etapa como jockey.

Escribió 42 novelas, traducidas a 20 idiomas, y vendió más de 60 millones de ejemplares.

Nacido en el sur de Gales, era hijo de un jockey.

Durante la Segunda Guerra Mundial, fue piloto de la RAF, pilotando cazas y bombarderos, incluyendo el Spitfire.

Su primer libro fue su autobiografía, The sport of Queens (1957). Esta primera incursión literaria le llevó a convertirse en corresponsal para las carreras del diario Londinense Sunday Express, cargo que ocupó durante 16 años.

La primera de 41 novelas escritas por él fue Verdad muerta, escrita en 1962. Su creación más conocida ha sido el detective Sid Haley. Entre sus novelas destacan Dinero Peligroso, Duelo por un amigo, Destrozado y Calor Mortal. Su última novela es Sedas, escrita en colaboración con su hijo Felix Francis.

Tuvo dos hijos con su esposa Mary, que murió un mes después de escribir Destrozado (2000), debido a un infarto. Por esta razón, Dick Francis quiso dejar de escribir en 2006, cuando publicó la novela Bajo órdenes, el 7 de septiembre. Sin embargo, su hijo Félix Francis lo incito a escribir de nuevo.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario