El crimen del cine oriente – Javier Tomeo

Revisado

Al aceptar compartir techo y cama con el acomodador del cine donde estaba durmiendo, María probó a ver si le salía bien un invento: ¿por qué no iba ella a poder vivir como la gente normal, pasando del macarra que le daba cada viaje de aquí te espero?, y aunque no fuese finolis y tuviese una pinta para no fiarse, ¿por qué no podía ser Juan el hombre que cambiase su vida? Pero ya le avisó la adivina que por ahí rondaba un peligro, y que aunque había un caballo de bastos que la quería bien, también salía un rey de espadas que no tanto… Y María que se lía y no sabe quién era quién ni qué demonios hace ella, que es la sota, en medio de tanto figurón.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

los enlaces públicos están rotos

Tessa dijo:16 Oct. 2017
Responder a este comentario

Deja un Comentario