Mi querida rebelde – Corín Tellado

Por Revisar

—Curioso en verdad. Fea, delgaducha, y con unos horribles zapatos bajos, pero… ¡diantre!, qué ojos más impasibles y qué boca más desdeñosa y qué…

—Oye, oye…

—Original. Un temperamento diferente, Javier. ¿Te fijaste en sus manos? Nunca vi manos más bonitas, y además bebe blanco y con sus uñas pela las gambas… Una chica que me gusta.

—A pesar de que la llamaste fea.

—Y lo es. Muy joven, sin duda… ¡Camarero! —llamó súbitamente.

—Dígame, señor.

—Esa señorita que acaba de marchar me puso como una sopa con su maldito impermeable. Le haré una reclamación e ignoro su nombre. ¿Puede decírmelo usted?

—No, señor.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario