Miedo en la oscuridad – Lou Carrigan

Por Revisar

Todavía sin salir del taxi, la pelirroja echó una mirada a la fachada del llamado Night Club Night, y, evidentemente, no le gustó su aspecto, porque frunció el ceño. El taxista, que se había vuelto hacia ella y la miraba sonriente, señaló hacia el club. —No es un sitio muy elegante — informó —, pero la gente suele pasarlo bien ahí dentro. Bueno, al menos, cierta clase de gente, usted comprende. La pelirroja comprendía. Y comprendía también por qué el taxista se había expresado así: porque ella no parecía de la clase de gente que pudiera divertirse en un lugar como elNight Club Night. No sólo era inusualmente bonita, sino que todo en ella evidenciaba una distinción que ni siquiera su sencillo atuendo podía ocultar. Se dice que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Pues bien, parodiando al revés esta frase, de la pelirroja se podía haber dicho que aunque las flores se vistan de cactus, flores se quedan.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario