Sólo los muertos conocen Brooklyn – Thomas Boyle

Por Revisar

Un asesino sicótico anda suelto. Para que las cosas no sean tan simples un profesor universitario es secuestrado…

* * *

«Éste, difícilmente es un libro que se podría leer en voz alta a su abuelita, a no ser que uno tuviera una abuelita muy sorprendente». The News.

* * *

«Un libro inusual y muy bien escrito». Library Journal.

* * *

«Boyle ha hecho un trabajo excelente en la creación de sus villanos». New York Times.

El ático tenía vistas todo alrededor. El centro comercial World lo superaba en altura. En la parte alta de la ciudad, la torre de plata del edificio Chrysler provocaba el reflejo de las luces en las paredes de cristal estilo años ochenta. DeSales yacía en la cama de agua, desnudo, jugando con el control remoto del televisor que estaba acoplado a los pies de la cama. Roz volvía de la cocina, a través del brillante espacio abierto de dos mil pies cuadrados.

Vestía una pálida bata que realzaba su oscura y voluptuosa silueta. Traía un racimo de uvas, de vez en cuando lo levantaba, y cogía una entre sus dientes. Mientras DeSales cambiaba los canales, ella se dejó caer en la cama, que ahora se meció como el mar. El presentador estaba introduciendo un nuevo programa, un noticiario semanal de una hora de duración que la red televisiva había organizado como rival de 60 minutos.

—¿Es este el programa en el que está ella? —preguntó Roz, la boca medio llena.

—Sí, creo que sale en la segunda historia.

—Mmm.

Limpió el jugo que había corrido por su barbilla con la palma de su mano justo antes de que manchara su ropa.

—¿Lo has hecho alguna vez con ella?

—Mmm.


Descargar PDF Descargar EPUB Leer en Línea

Sin Comentarios

Deja un Comentario